42

De como la pregunta es tan importante como la respuesta

Si el título de esta entrada tiene significado para ti, es probable que hayas leído el libro más famoso de Douglas Adams, La guía del autoestopista galáctico. En caso contrario, te recomiendo que lo hagas. Se trata de una obra cumbre del humor inglés, mi favorito, con esa mezcla de ironía y absurdo que podemos encontrar en los trabajos de Monty Python (con alguno de cuyos miembros colaboró en diversos proyectos).

HG2G o H2G2 (acrónimos utilizados a partir de su título en inglés –The hitchhiker’s guide to the galaxy– ) se ideó como un mini serial de radio para la BBC, emitido en 1978. Debido a su gran éxito, el libro se escribió de inmediato y se publicó en 1979.

Tratándose de una historia humorística de ciencia ficción, es complicado hablar de la trama sin hacer spoilers. Baste decir que en sus primeras páginas la tierra es demolida para poder construir una nueva autopista galáctica. Lo cual no quiere decir que este detalle sea la clave del argumento, antes al contrario. Porque a lo largo de sus páginas descubriremos multitud de personajes y hechos asombrosos e hilarantes, como el método para volar (uno de mis favoritos de toda la serie), la creación más notable de un anciano llamado Slartibarfast, la enervante personalidad de diversos artefactos construidos por los seres vivos (incluidos ordenadores, androides, puertas y máquinas de bebidas) o para qué sirve la energía de la improbabilidad. Por no mencionar la importancia de algunas especies animales terrestres como los delfines o los ratones.

Si parece todo un poco caótico es porque efectivamente lo es, la gracia de la historia reside en la acumulación de escenas cómicas y absurdas. En cierta medida, me recuerda a la película Aterriza como puedas, una sucesión de gags brillantes que provoca sonrisas y carcajadas sin solución de continuidad. Claro que si se desea algo más profundo, basta referirse a una de las partes más divertidas: la historia del ordenador, llamado Pensamiento Profundo, creado para responder a las grandes preguntas sobre el sentido de la vida. La frase “Nos van a linchar, ¿verdad?” es una de las líneas de texto con las que más me he reído en mi vida.

El libro original se amplió en los años siguientes con otros cuatro volúmenes, hasta completar una denominada “trilogía en cinco partes” (humor inglés, de nuevo): El restaurante del fin del mundo (1980), La vida, el universo y todo lo demás (1982), Hasta luego, y gracias por el pescado (1984) e Informe sobre la tierra: fundamentalmente inofensiva (1992). Todos ellos están editados por Anagrama. La calidad sigue un recorrido decreciente, los mejores son los primeros y el mejor es, sin duda, el inicial; pero todos merecen una oportunidad. También se desarrollaron cómics y videojuegos basados en las historias. En 1981 la BBC hizo una serie de 6 episodios para televisión en la que se recogían las aventuras del primer libro y cuyo guión escribió su autor. Durante bastantes años se discutió y trabajó en la realización de una película que finalmente vio la luz en 2005 y que pasó sin pena ni gloria. Se espera una nueva serie de televisión, producida por Disney, para 2022.

Por desgracia, Douglas Adams falleció en 2001 de un ataque al corazón a la edad de 49 años. Le dio tiempo a escribir otros dos libros sobre un extravagante detective privado (Dirk Gently, agencia de investigaciones holísticas e Iras celestiales) y una obra sobre especies en peligro de extinción.

A pesar de su temprana muerte, la huella de Adams y de su libro más conocido en la cultura popular es enorme. Era un amante de la tecnología y no es de extrañar que encontremos elementos nombrados en su honor, como el traductor online BabelFish (el pez Babel) o el sistema de mensajería instantánea Trillian (uno de los personajes principales de la Guía). También la web h2g2.com, creada en 1999 como uno de los primeros proyectos de escritura colaborativa. El propio Adams era un amante de la música y tocaba la guitarra, y la banda Radiohead eligió los nombres de su álbum OK computer y su canción Paranoid Android en homenaje a sus creaciones.

En un plano más prosaico, suele mencionarse el Día de la toalla, celebrado cada 25 de mayo. Los verdaderos fans de su obra más celebrada salen ese día con una toalla al hombro, dado que en sus libros se especifica este como uno de los adminículos esenciales a la hora de viajar por la galaxia.

Volviendo al título de esta entrada, ha habido mucha controversia sobre la razón por la que Adams eligió precisamente ese número, algunas francamente retorcidas (la luz tarda 10–42 segundos para cruzar el diámetro de un protón). Tampoco, como se indica en el segundo libro, es debido a ser el resultado de 6 por 9 ;-). El propio autor indicó en su momento que las cosas son más simples: “Necesitaba un número sencillo, pequeño. Estaba sentado en mi despacho, mirando al jardín, y pensé que 42 podía valer. Y eso es todo.”.

Si quieres pasar un buen rato disfrutando de humor inteligente y absurdo, no te lo pierdas.

Foto por Tumisu

¡Compártelo!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Javier López Fernández.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad